Personajes, apariencia, voz y plagio

Publicada en Publicada en Artículos Publicados

The Beatles

 

Desde siempre me gustaron los Beatles, pero al nacer en una época equivocada me tengo que conformar con ver a The Beats, autotitulados como “La mejor Banda Beatle del mundo”, o ver por ser el caso a “The Shouts” otra banda que ¿homenajea? a los grandes de Liverpool.

Desde el análisis de la propiedad intelectual, ¿estas bandas pagando los derechos por el uso del repertorio agotan los derechos que debieran pagar por realizar un show Beatle con una apariencia determinada?

Es importante analizar que pasa en el caso donde se utiliza una imagen en internet –twitter, Facebook y otras redes sociales- que es una parodia de un personaje público deformando algunos –o todos- los elementos de su imagen o deformando su nombre. ¿Esto es uso de la imagen ajena? ¿Deben algún pago a los personajes originales?

Otro tanto pasa con la voz por su nula o escasa regulación ya que variará si la voz es grabada y se analizará entonces ¿cómo una marca o como derecho de autor por el uso de un fonograma?. Esto pone de plano la necesidad de vincular ambos temas con la pregunta concreta que se formula de la siguiente manera ¿la voz y la apariencia están protegidos por la propiedad intelectual?.

¿Qué es el plagio?

Seguramente en el análisis nos acercaremos al concepto de plagio, este significa –según su etimología- el secuestro de la obra y que esta sea presentada como propia por quien no es su autor. Es secuestrar la creación intelectual y atribuírselo a otra persona. El plagio  afecta por lo tanto el derecho patrimonial y el derecho moral.

Tomar el color de pelo, características de la imagen, modismos, forma de vestimenta, parte o todo el nombre, el apodo o seudónimo o la voz no encuadran en el plagio según el concepto ya que se explica el plagio en referencia a la obra y tomada esta obra como un conjunto a proteger y no como elementos aislados.

La voz y la apariencia  como expresión del derecho a la imagen

Son muchas preguntas y estas definen el tema por su complejidad, ¿qué pasa cuando el plagio se presenta en una sola característica de la obra? Tal es el caso de la voz o la apariencia, ¿la misma es susceptible de protección por el derecho de autor? y la respuesta se da por analizar la ley 11723 y la constitución nacional.

Si optamos por afirmar que la voz está incluida dentro de la protección legal de las obras dentro de la ley de propiedad intelectual, parecería al menos que esa elección es un tanto forzada. Distinto es el caso de la voz fijada en un fonograma o mediante una reproducción por otro medio, en ese caso la misma esta protegida, no por su timbre de voz sino por la fijación misma.

Si seguimos en el analisis anterior y queremos enmarcar a la voz, esta parece estar enmarcada como un integrante del derecho a la imagen, es decir que forma parte de la personalidad de la persona y por lo tanto goza de los derechos derivados del derecho de la imagen. Por lo tanto es importante verificar que el art. 31 de la Ley 11723 no establece solo la parte bidimensional del derecho a la imagen sino todos los aspectos que hacen a la personalidad de un ser humano, entre ellos la voz. Lo que queda claro que no existirá una exclusividad en la protección de la voz.

Como una expresión más fácil de analizar esta la apariencia que en este sentido debe entenderse como la apariencia, la imagen personal elegida o el aspecto utilizado por una persona o grupo de personas. No cabe duda entonces que este aspecto elegido puede ser protegido como un derecho a la imagen. A través del uso de determinados elementos y su combinación específica que presenten originalidad estos podrán detentar una protección por derecho de autor.

Ahora bien, siendo la voz un atributo de la personalidad ¿podría impedirse el uso a una persona que vulnerara el derecho a la imagen de otra persona copiando su tono o su timbre de voz para hacerse pasar por ella?, o aun en el caso sin hacerse pasar por ella pero queriendo parecerse. Si se genera una confusión es necesario analizarlo, en otros casos -un uso honesto por ejemplo- no sería necesario.

Además podría ocurrir que la persona no solo imite la voz sino que además copie su apariencia para intentar parecérsele. Utilizando diversas combinaciones de vestuario, maquillaje, corte de pelo, estética general e inclusive atributos de su imagen personal no comunes -un lunar, unas patillas, un flequillo- pero se entiende que en el caso que no exista una confusión exacta en las personas, esto no generará ningún obligación monetaria para la persona que realiza la “parodia”.

El uso de la “apariencia de” que efectivamente no logren inducir a error con respecto a las características del artista o personaje público estarían fuera de los parámetros legales y de limitaciones, parece que estamos ante un tema que aún no se ha abordado en forma profunda y donde se necesita verificar la pertinencia de incluir normas que protejan o que describan de mejor manera el derecho a la imagen y todas sus variantes.

Efectivamente esta tema no esta cerrado y permite diferentes opiniones.

Un comentario en “Personajes, apariencia, voz y plagio

  1. Me gustó leer este post, sirve para aclarar algunas dudas y dar lugar a dudas nuevas sobre lo que conoce popularmente a la hora de hablar de plagio, copia, etcétera. En ocasiones, los que no estamos en el ámbito tendemos a confundir de buena fe estos conceptos, cosa que este post ayuda a evitar.

    Saludos

    Iván

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *