La propiedad intelectual y su debate

Publicada en Publicada en Artículos Publicados
Imagen de La propiedad intelectual y su debate
Continúan los debates por la propiedad intelectual e internet. AFP

 

Muchas veces es necesario repetir y explicar determinados hechos que posibilitan un avance y que luego de eso se va desarrollando y formando una estructura jurídica primigenia y es la que luego posibilita que desde ahí se pueda seguir construyendo. Tal esto es tal cual como se construye un edificio, primero los cimientos y luego cada uno de sus pisos.

Sobre la analogía de la construcción de edificios, la construcción jurídica no escapa a esto y sin ser esto un análisis solamente jurídico sino integral del sistema de propiedad intelectual es conveniente analizar su inicio – o sus cimientos- y cómo se generó la base de este sistema, que casualmente fue por un notable cambio tecnológico.

La propiedad intelectual nace y se desarrolla gracias a un gran avance de la tecnología que fue la imprenta. Los operadores del derecho de esa época tuvieron que apresurarse a escribir las nuevas normas que iban a posibilitar el desarrollo de esa nueva tecnología.

Muchos años después otro cambio tecnológico generó en el análisis de algunos un miedo feroz pero también genero una oportunidad de cambio y de adaptación de las reglas.

El cambio tecnológico fue internet pero el verdadero cambio se dio con las diferentes posibilidades de uso que generó o que generaron los usuarios del sistema.

Entre estos desarrollos el derecho de propiedad generó también determinados movimientos o postulados que entendieron que los sistemas colaborativos o abiertos en términos generales también podían generar y permitir usos honestos y económicos.

Considero que la propiedad intelectual debe adaptarse a las reglas y eso no significa sostener que los derechos de propiedad intelectual no tienen vigencia. El quiebre de paradigma comienza a tomar forma cuando hay que realizar una defensa del status quo imperante para no perder un terreno que hasta hace poco tiempo era mucho más claro.

Al Dr. Carranza Torres al que respeto por su trayectoria y formación y por una afición común al café no puedo no contestarle y disentir con respecto a que plantear un quiebre de paradigma “es un delirio”, si coincido que debe haber un balance del derecho.

EL QUIEBRE OBEDECE A LA FALTA DE RESPUESTAS

En los sistemas imperantes los paradigmas dominantes caen por su propio peso, por la falta de respuestas a las preguntas que se le plantean. Un paradigma que reemplaza a otro cambia la concepción que se tiene del objeto de estudio.

Que exista un quiebre en el paradigma vigente de la propiedad intelectual no significa que deberán dejar de existir los derechos de propiedad intelectual, solamente que estos cambiaran su forma y se adaptaran a la realidad tecnológica y social. El derecho acompaña al crecimiento de la sociedad, el derecho es una herramienta de lo que la sociedad necesita y la sociedad lo expresa en normas.

Rediscutir no significa abolir, defender y plantear que no existe un cambio es un tanto alejado de la realidad. Basta con escuchar y ver los diferentes movimientos y opiniones sobre apertura del conocimiento. Los sistemas libres y abiertos son un realidad en todo el mundo.

No es necesario ponerse en una vereda o en otra y considerar un disparate la opinión o la expresión de unos y otros para ver que subsiste de la propiedad intelectual. Creo que es mejor observar y balancear derechos, los abogados somos operadores de la justicia y defender una posición cualquiera sea esta no puede ser considerada un delirio.

Es necesario defender tanto a los autores como a los consumidores, el dominio público existe dentro del análisis de la propiedad intelectual y debe existir una responsabilidad de los titulares de derechos y de los consumidores de contenidos en el uso de esto. Las excepciones y los plazos de protección de la propiedad intelectual se transforman en algunos de los puntos claves.

Se entiende que sea molesto plantear el cambio de paradigma, pero el cambio de paradigma no supone una destrucción de los derechos de propiedad intelectual sino una adecuación de estos a las nuevas reglas que genera la sociedad en su conjunto. Habrá que seguir analizando y discutiendo sobre estos temas, solo así será posible obtener un derecho adecuado.

 

Fuente: ObservadorGlobal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *