Nuevo DNI: los argentinos que se resisten a cambiar el documento

Publicada en Publicada en Artículos Publicados, Noticias

 

Nuevo DNI

Por desinformación o razones prácticas o ideológicas, casi cuatro millones de ciudadanos todavía no hicieron el trámite para tener la tarjeta de identificación, la única válida a partir de enero

Por   | LA NACION

“¡Otra vez cambiar el DNI!”, exclamó Victoria, economista de 28 años, al escuchar sobre la incorporación de nuevas tecnologías en el documento nacional de identidad (DNI) anunciada por el Ministerio del Interior y Transporte semanas atrás. “No quiero cambiar mi documento, porque es una payasada total, ya lo hice dos veces y ahora se viene el nuevo, que va a manejar mis datos personales”, continuó indignada. Para Victoria, el formato del DNI, que permitirá interactuar con servicios públicos y privados a través de un chip, “es un horror y una jugada política peligrosa”. Fernando, médico de 45 años, cambió su documento dos veces en los últimos cinco años y no se resigna a hacerlo otra vez. “Primero me impusieron la libreta azul del Mercosur, que no servía más porque llegó el DNI tarjeta. Ni lo usé porque todavía tenía tiempo hasta 2014 con la libreta y ahora me piden el nuevo documento con un chip adentro. ¿Por qué no les funcionó bien de una vez?”, se enojó.

Victoria y Fernando forman parte de los cuatro millones de argentinos que se resisten al DNI tarjeta, el único válido a partir de enero de 2015. Aunque buena parte no lo sabe aún, las libretas verdes, cívicas o de enrolamiento ya no servirán para identificarse; muchos ciudadanos (sobre todo entre los más jóvenes) se resisten a hacer el trámite por el temor a exponer más datos personales que los que hasta ahora eran exigidos.

Para Martín, gerente de producto de 30 años, “hoy no se cuenta con garantías para dar esa información y el cambio no se justifica”. Además, para él hay “un vacío legal en ese ámbito que no garantiza la privacidad o el uso que se le da a esa información”. Alejandro, emprendedor de 32 años, tiene una opinión más radical: “Es una violación al derecho a la privacidad. Ya el actual DNI es un abuso”.

Desde el Ministerio del Interior y Transporte explicaron: “El Estado ya tiene toda la información de la tarjeta”, entonces no habrá que compartir datos adicionales a los que figuran en los registros de la Anses, la obra social PAMI y la tarjeta SUBE.

“No vamos a obligar a usar el DNI con el chip”, dijeron a LA NACION desde el ministerio, aunque aseguraron que “en 15 años todos van a tener este documento”, ya que cada DNI tiene su fecha de vencimiento. Aunque el Estado anunció que introducirá el documento con chip (que podría contener también la historia clínica, entre otros datos personales), el que se exigirá a partir de enero próximo es sólo el DNI tarjeta (que ya incorporó herramientas de identificación biométrica).

Para el abogado Guillermo Navarro, “ya no hay vuelta atrás”, y lo que se necesitaría ahora es “un registro para que cada ciudadano pueda saber en qué fechas y circunstancias se accedió a sus datos”. Además, “se requiere un control cívico y cruzado para evitar el abuso de poder”. Javier Smaldone, desarrollador de software y activista digital, coincide: “Si el 99% acepta los cambios, no se va a permitir que te quedes en el 1%”, dijo, y aconsejó evitar compartir información de más y cuidar en lo posible los datos personales.

Si bien el Gobierno aseguró que “el nivel de seguridad es alto e inviolable”, no está claro cómo se va a implementar el sistema y cómo se va a poder controlar el acceso a la información privada. “No quiero ser la rebelde, pero necesito tener la opción de no usar el nuevo DNI. Esto no debe ser una obligación”, pidió Victoria..

 

Fuente: La Nación 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *